Humedad acompañará a los cultivos a partir del segundo semestre

La primera etapa de este año se comportó de manera satisfactoria para el campo desde finales del primer trimestre, estimulando en gran medida a los cultivos de zafriña y preparando las bases para las plantaciones de invierno.

Actualmente, un gran porcentaje del gremio productivo deposita muchas expectativas en torno a los rendimientos que se puedan llegar a obtener de la entrezafra.

Si bien las estimaciones apuntan a una cosecha que puede mejorar con creces los márgenes de la campaña principal pasada 2021/2022, todavía es prematuro dar por sentado el porcentaje de mejoría a obtenerse en las próximas semanas. Según afirmaron referentes del agro, se esperan rindes que superen las 2 a 2,5 toneladas por hectárea, lo cual podría llegar a subsanar ciertos compromisos financieros, principalmente del segmento sojero.

EXCESOS

Actualmente, se puede advertir una excesiva cantidad de agua o humedad en el suelo que está interrumpiendo el normal desarrollo de varios cultivos a lo largo del cinturón agrícola paraguayo. De acuerdo a un reciente informe climático del Instituto de Biotecnología Agrícola (Inbio), la mayoría de los cultivos de esta época del año van a tener que lidiar con esa abundancia o excedente, muy por el contrario de lo que se observaba en el mismo período del 2021.

De manera específica, el Inbio confirma que las condiciones de disponibilidad de agua en el suelo durante estas semanas presentan estados de “Reserva Excesiva (90% – 100%) y Excesos Hídricos”.

En el inicio de siembra del trigo, la totalidad de los suelos están saturados de humedad en relación con las necesidades hídricas del cultivo, estas condiciones estarían asociadas al importante registro de lluvias. Por otro lado, la situación se mantiene bastante similar para las plantaciones de canola y maíz zafriña.

CONTRASTE

Sin embargo, en medio de este retraso para el trigo el escenario puede ser de beneficio para la etapa de cosecha del maíz zafriña, entendiendo su fase de desarrollo actual bastante favorable. “El único cultivo beneficiado por las excesivas lluvias fue el maíz zafriña, que se está por cosechar y está cada vez mejor”, afirmó Orlando Gallas, técnico agrícola de Colonias Unidas (Itapúa).

Desde el este del país afirmaron que los trabajos de siembra se suspendieron esta semana por las constantes lluvias en los departamentos de Itapúa y Alto Paraná, que son los principales productores de este cereal.

Según explicó Aurio Frighetto, representante de la Coordinadora Agrícola del Paraguay en Alto Paraná, “se reactivará la siembra después de una semana, pero solo se trabajará en las parcelas que quedan; ya no se cultivarán nuevas parcelas porque ya es tarde para el trigo y se corre riesgo de heladas en los próximos días”.

TERCER TRIMESTRE

En este sentido, el ingeniero agrónomo Eduardo Sierra, asesor agroclimático de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco), señaló que en comparación con el período anterior las perspectivas agroclimáticas extendidas para el resto del 2022 son favorables en cuanto a condiciones de humedad, aunque podrían presentarse casos puntuales de heladas en agosto según su reciente informe.

“Este año esperamos un mes de julio mucho mejor, con lluvias más tempraneras hacia Boquerón y Presidente Hayes, al igual que un panorama más favorable en la Región Oriental, e incluso, tendríamos excesos en Itapúa”, destacó el profesional.

Para agosto, según Sierra, la humedad vigente podría ayudar a las cosechas de trigo, mientras que para setiembre el suelo sería más que propicio para recibir a la siguiente campaña principal, con abundantes lluvias y humedad acorde a la época.

CUARTO TRIMESTRE

“Octubre del 2021 fue bueno y para este año mejorará también la humedad, no así en el Chaco que se mantendrá un tanto rezagado. Tendremos una situación mucho más equilibrada y con temperaturas que no serán extremas y acompañarán a los cultivos de temporada”, enfatizó con relación a la última etapa del año.

Para finales del mes, la humedad se distribuiría de manera más homogénea hacia la Región Occidental. Finalmente, para noviembre los pronósticos internacionales apuntan a una caída parcial de las lluvias, pero con un mantenimiento importante de la humedad que no comprometería en mayor medida a los granos o semillas.

“Ya para diciembre, vamos a pasar a tener mejor humedad en Boquerón que en la Región Oriental, donde sí podríamos llegar a tener una situación puntual de estrés hídrico, pero mucho más manejable que las condiciones que se dieron en el 2021”, finalizó.

 

FUENTE: 5 DÍAS

COMMENTS