Estrés: ¿cuánto nos cuesta?

Todos los días los cultivos pasan por muchas situaciones de estrés abiótico y el cambio climático está incrementando la frecuencia y la severidad de las anomalías climáticas. De acuerdo a diferentes estudios, los estreses resultan ser la principal causa que impide alcanzar el potencial productivo de los cultivos.

Ing. Agr. Laura Bona
Gerente regional Sur América
Greenhas Group

Bray, Bailey-Serres and Weretilnyk (2000). Responses to abiotic stress. In: W. Gruissem, B. Buchannan, R. Jones, eds, Biochemitsry and molecular Biology of Plants. American Society of Plant Physiologist, Rokville, MD. pp 1158-1249.

El estrés es un desvío significativo de las condiciones optímales para la vida (Lancher, 2000).

Es decir, cada especie / variedad necesita determinados rangos de temperaturas, humedad del aire y del suelo, conductividad eléctrica, etc. para desarrollarse. Cada vez que la planta se encuentra por arriba o por debajo de estos límites empieza a percibir el estrés y necesita generar cambios en su metabolismo para buscar sobrevivir.
Dichas adaptaciones reducen la tasa de crecimiento del cultivo y en caso de eventos muy extremos (por ejemplo, una helada o una fuerte ola de calor) algún órgano o toda la planta puede damnificarse y morirse. Posterior a un estrés que haya generado daños, la planta deberá gastar mucha energía y recursos para recuperar el tejido, alejando aún más el cultivo de su potencial productivo.

Trasplante, floración, cuaje, maduración son fases muy sensibles al estrés y por esta razón hay que buscar alejar o disminuir las condiciones estresantes en estas etapas fenológicas.

Entre los estreses abióticos hay algunos de origen climático, como sequía, exceso de lluvias (asfixia radicular), altas/bajas temperaturas, heladas, viento, granizo, alta/baja luminosidad, cuyos efectos se pueden en parte limitar cuando son disponibles buenas previsiones climáticas y otros que dependen del manejo de cultivo como trasplante, fito-toxicidad, poda, corte de raíces, salinidad, encharcamiento (por mala gestión de riego).

Las plantas producen sus propios aminoácidos a partir de los carbohidratos procedentes de la fotosíntesis y de los nutrientes que absorben. Dicho proceso requiere mucha energía y es fundamental para el desarrollo de los cultivos porque estas moléculas forman las proteínas que están a la base de todas las vías metabólicas (es decir de los mecanismos de funcionamiento celular).

Para apoyar la planta, antes y después de un estrés, se pueden proporcionar aminoácidos para permitirle ahorrar la energía necesaria para su síntesis.

Para responder a los estreses las plantas producen algunos metabolitos que les permiten adaptarse y generar cambios en el funcionamiento de estructuras y células. La suministración de algunas de estas moléculas consiente a una respuesta más rápida de prevención o recuperación, mejorando de esta forma los rindes de los cultivos.

Nutrigreen AD es un producto de Grupo Greenhas, caracterizado por una elevada concentración de aminoácidos de alta calidad y de rápida disponibilidad para la planta. Contiene una alta cantidad de ácido glutámico, que es el aminoácido base para la producción de los demás, es un desintoxicante celular, participando de la estructura del glutatión, además de estimular el crecimiento de los meristemas radiculares, foliares, florales, elevar la tasa de germinación y favorecer el crecimiento del tubo polínico.
Nutrigreen AD tiene también un elevado contenido de glicina y prolina, moléculas fundamentales para reducir la deshidratación y mantener la integridad de las estructuras celulares.

Nutrigreen AD, como los demás productos del Grupo Greenhas, es distribuido por Ocean Quality y acompaña desde años a los productores paraguayos de hortalizas, frutales, granos, yerba, etc. a lo largo del ciclo de cultivo para prevenir y recuperar las plantas de los estreses abióticos. Se puede aplicar junto con la mayoría de los fertilizantes y agroquímicos aplicados a través de las pulverizaciones foliares.

COMMENTS