Paraguay, responsable solo del 0,02% de emisiones de gases de efecto invernadero

Empezamos este comentario con un título que habla sobre la cantidad mínima de CO2 que produce la ganadería paraguaya, con base en las expresiones del ministro de Agricultura y Ganadería, Moisés Santiago Bertoni. Esta afirmación está sustentada en documentos científicos que demuestran que la producción de carne no representa “el problema”, tal y como lo quieren mostrar determinados grupos ambientalistas en el mundo.

El ministro de Agricultura y Ganadería presentó la postura regional sobre la producción de carne en la Pre-Cumbre Alimentaria, organizada por las Naciones Unidas y desarrollada en Roma, en julio pasado. Esto, ante la cantidad de afirmaciones negativas y sin fundamento científico de que la pecuaria es la responsable de la mayor emisión de gases de efecto invernadero y, ante las ideas de introducir carne sintética en reemplazo de la proteína animal. Según Bertoni, las expresiones vertidas por oenegés y grandes empresarios, como Bill Gates, no hacen más que perjudicar a la política de comercialización que lleva adelante Sudamérica, uno de los mayores productores de alimentos del mundo. A criterio de la autoridad de la cartera agropecuaria, de tenerse en cuenta la falsa información de que la producción de ganado vacuno es uno de los mayores contaminantes con CO2 en el globo, no solo deja mal parado al continente sino que puede atentar contra el comercio exterior, eje principal de la economía paraguaya.

“Nuestro sistema de ganadería demuestra que el balance de carbono es neutro e incluso positivo. Captamos más de lo que emitimos. Quieren llevarnos a sistemas que no son los nuestros o que no van a colaborar en nada; y si la preocupación es la seguridad alimentaria, necesitamos producir de forma pragmática, eficiente, con un comercio dinámico y basado en normativas previsibles”, expresó Bertoni.

Indicó que Paraguay no solicita ningún tratamiento especial a los organismos internacionales sino que se nos permita competir como en cualquier parte comercial. “Tenemos que sentar la diferencia bien clara de que la agricultura paraguaya se sienta sobre bases competitivas y no sobre un esquema de subsidios como se desarrolla en países desarrollado de la Unión Europea, y no podemos comparar nuestros sistemas productivos”, agregó.

PENSAMIENTO A NIVEL DE SUDAMÉRICA

El titular del MAG, como representante del Congreso Agropecuario del Sur (CAS), explicó que desde el año pasado se viene trabajando a nivel regional para presentar una línea de pensamiento que defienda la producción agropecuaria. Esto fue posible mediante un trabajo colaborativo con el IICA, el Consejo Agropecuario Centroamericano, además de la Secretaría de Producción de los Estados Unidos. “Estuvimos trabajando fuertemente con Tereza Cristina, ministra de Agricultura del Brasil, y con Luis Basterra, ministro de Agricultura de Argentina, para mostrar nuestro pensamiento en un espacio donde estábamos ausentes y, teniendo en cuenta que América del Sur tiene el 60% del comercio mundial de alimentos, sabíamos que debíamos ser oídos con mayor relevancia dentro de esta Pre-Cumbre”, enfatizó.

La Cumbre Alimentaria de las Naciones Unidas se desarrollará en setiembre de este año en Nueva York y representa una de las actividades más importantes del globo, teniendo en cuenta la necesidad de alimentos en el mundo y el desarrollo de políticas que favorezcan acercar un plato de comida a las poblaciones menos favorecidas.

COMMENTS