El rey del tomate del Sur de Paraguay relata su historia de superación

El rey del tomate del Sur de Paraguay relata su historia de superación

Ya son casi 50 invernaderos que forman parte del sistema productivo del conocido productor de tomates del Sur de Paraguay, Tito Blaich, quien se dedica a la producción fruti hortícola desde hace 35 años. El horticultor asegura que se puede producir en cualquier lugar de nuestro país, pese a tener un espacio reducido, “solo se necesita voluntad”.

Se destacó en la primera edición de la Expo Tomate realizada en agosto en Santa Rosa – Misiones. Desde hace más de 3 décadas, Don tito vive y crece continuamente con su trabajo en en la ciudad de Capitán Miranda, Itapúa. El emprendedor relató que empezó la travesía productiva desde algo pequeño.
Aseguró que “el que pone esfuerzo y buena administración va creciendo”.

VA POR LOS 50 INVERNADEROS

Blaich actualmente cuenta con 48 invernaderos de 8 por 50 metros, en los cuales se producen tomate (liso, perita y cherri), pimiento verde, rojo, amarillo, y pepino. Todo esto bajo la cobertura plástica. La extensión de tierra con la que cuenta es de tres hectáreas, de los cuales 20.000 metros cuadrados bajo invernáculo y 8.000 metros de media sombra.

En cuanto a la producción de campo abierto se produce: repollo, remolacha, zapallito de tronco, lechuga americana y verdeo para complementar.

PARA LA MERIENDA ESCOLAR

Actualmente, la producción de Don Tito, fue seleccionada por la Gobernación de Itapua, en la provisión de repollo, remolacha, pepino y locote a empresas que proveerán de la merienda escolar a varias instituciones educativas de la zona.

En tanto, explicó que para el acopio trabaja con la Cooperativa Multiactiva de Producción y Comercialización Frutihortícola Capitán Miranda Limitada, que es la primera a dedicarse a esta tarea, de la cual es socio fundador.

Vale aclarar que la totalidad de los socios de esta cooperativa son productores hortícolas. Actualmente se están incorporando nuevos socios, y para lo cual tienen como requisito estar por lo menos dos años en esta actividad.

“Es una de las cadenas de comercializaciones de mi producto y otros socios que están también dentro de ese grupo. Incluso están asociados clientes míos mayoristas que son proveedores de cadenas de supermercados”, expresó.

La huerta de Blaich ofrece puestos de trabajo a 8 personas de manera directa y hasta 12 de manera indirecta. “Es variable el número del personal. Hay veces que no hay cosecha, entonces merma la mano de obra indirecta, pero permanentemente estamos ocho personas”, manifestó.

SU HISTORIA

Blaich aprendió el oficio de horticultor desde los 12 años, cuando manejaba una huerta familiar con su madre.

“Arranqué cuando era chico, en la huerta familiar. Luego mi mamá falleció cuando yo tenía 12 años y a los 13 ya empecé a trabajar por mi cuenta en mi casa. De a poco fui entendiendo cómo hay que hacerlo, cómo funciona. Luego de casarme empecé a dedicarme de lleno. De forma ininterrumpida estoy hace 35 años”, relató.

SOBRE LA EXPO

Al referirse a la primera edición de la Expo Frutihortícola, lo calificó de “sorprendente y maravillosa”.
Señaló que la iniciativa surgió tímidamente, pero que tiene el potencial para convertirse en uno de los eventos más importantes de la producción.

“Es para felicitar y este tipo de cosas hacen falta. El Paraguay es un país de tierra fértil, de gente laboriosa, pero hay que poner en práctica muchas posibilidades de trabajo. Es una forma de motivar a la gente para mostrar lo que se puede hacer”, concluyó.

COMMENTS