Importancia de la Gestión de Riesgo ante volatilidad de costos y clima en agricultura

Federico Morixe, especialista en Gestión de Riesgo de FIMIX – GLT – CME GROUP, reflexionó sobre la importancia de llevar una buena gestión de riesgos en la agricultura, teniendo en cuenta las constantes bajas o subas de los precios de granos, los altos costos de los insumos y los eventos climáticos. Fue durante su presentación realizada en la Feria Innovar, dirigida a varios empresarios vinculados al agronegocios. Resaltó que una buena programación preventiva puede ayudar a solventar cultivos y producciones en cada estación, posibilitando mejor cuidado de la inversión.

La presentación de Morixe arrancó con la piel de un oso que, según explicó, tiene dos significados: uno, que fue lo que pasó este año, que la gente vendió mucho grano, fue como el dicho de vender la piel de osos antes de cazarlos y después no podían cumplir. El mal momento se observó cuando el precio subía de USD 400 a USD 600 y la gente esperaba que dicho ascenso se detuviera, pues también se incrementaban las deudas y eso no puede pasar en un sistema productivo. El otro significado del oso es que estamos excepcionalmente arriba de USD 600 y tarde o temprano tiene que bajar, pues en esos precios no soporta el comprador mucho tiempo; como el productor no puede producir por debajo del costo de producción, mientras que los compradores no pueden estar comprando caro permanentemente.

“Ahora los precios cedieron por el conflicto de Rusia, por la sequía en Brasil y menor producción en algunos países, pero eso tarde o temprano se vuelve a compensar con mayor producción y por la suba de precios va a ver menos demanda. Entonces, se contrae la demanda y eso empieza a regular el mercado, por eso es importante ir mirando los precios a futuro e ir haciendo seguro de precios”, sostuvo.
Esto, teniendo en cuenta que, con un clima normal, producción normal y precios normales debería de empezar a bajar los precios e ir cubriéndose las futuras bajas y más en un año con un contexto de insumos caros, fertilizantes en precios históricamente altos, combustibles, energía eléctrica, lo que puede haber en un momento que se crucen insumos caros y precios bajos y eso no acompaña para una producción sustentable.

Productividad y rentabilidad
Respecto a los precios, el especialista comentó que los antecedentes se dieron como resultado a la sequía en Brasil y Paraguay. Así también de Argentina, que después se recuperó rápidamente y ahora viene la siembra de Estados Unidos. En este último punto, señaló que si EE.UU. siembra bien y agranda el área de producción, como todos los países del norte y de Europa, con productos rentables, cono los cultivos de oleaginosa, cereales y maíz.

De esta manera, se garantizaría una mayor rentabilidad que, consecuentemente, va a generar mayor uso de fertilizantes, insumos y riesgo más altos. “Hay que ir preparándose con los seguros de precios para la cosecha del 2022 y 2023, porque si las condiciones son normales habría más producción y eso sistemáticamente significa baja de precios. Pero, por otro lado, hay que dejar las puertas abiertas por si los precios suben, porque si todos los que sembraron más, invirtieron más, mañana tiene algún evento climático negativo, hay menos producción, la demanda será la misma y va a tratar de pagar más y los precios van a subir”, concluyó.

COMMENTS