Frutilla, un rubro versátil

La producción de frutilla es, sin dudas, uno de los rubros más versátiles. Su aprovechamiento se extiende hasta en el turismo y la gastronomía, además de la alta aceptación de la fruta en su estado natural. Sin embargo, los productores urgen de mayor asistencia.

A nivel país, la ciudad de Areguá es considerada la capital de la frutilla, pues actualmente unas 600 familias se dedican al cultivo de este rubro, posicionándose de esta manera como una de las principales actividades económica del municipio.
Expertos aseguran que el departamento Central posee la mayor superficie de cultivo de frutilla. Sin embargo, otros departamentos también apuestan al rubro.

En Areguá, las variedades de frutillas cultivadas son: Dóver, Francesa, Pepita doble, Festival, Sabrina y Sweet Charlie. Este año fueron aprovechadas más de 40 hectáreas donde se plantaron más de 50.000 plantines.
La mayoría de los trabajadores del campo alquilan el terreno donde cultivan, otros aprovechan sus patios y otros pocos tienen inmuebles propios. Afirman que el gasto promedio anual que requiere la producción de la fruta supera los G. 10.000.000.
Este tipo de cultivo demanda un delicado cuidado para su exitosa cosecha. Los trabajadores del rubro bajan a tierra los primeros plantines durante los meses de febrero, abril y mayo. La cosecha tiene lugar a partir de junio y la mayor producción se registra entre julio y agosto. La lluvia moderada y la baja temperatura contenida son aliadas de la fruta, aseguran los productores.

PRESENCIA NACIONAL
Según un informe del Instituto Paraguayo de Tecnología Agraria (IPTA), desde el 2019, en todo el país el área cultivada con frutilla fue de 389 hectáreas, con una producción total de 4.263 toneladas.
Los departamentos que apostaron al rubro fueron Central, Caaguazú, Alto Paraná, Paraguarí, Concepción, Cordillera, San Pedro, Guairá, Itapúa, Misiones, Caazapá y Amambay.

APOYO
El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), la Gobernación de Central y la Municipalidad local brindan apoyo a los productores de frutilla mediante la provisión de insecticidas, capacitaciones, habilitación de sistema de regadío, implementos rollos de malla media sombra, plástico mulching para cobertura de suelo, carretillas de metal, pulverizadores con base de metal, semillas y otros.
La institución departamental, incluso, presta terrenos a algunos comités para el cultivo, mientras que otros se autogestionan para costear el alquiler de los predios. El MAG cuenta con programas para mejorar la producción apuntando especialmente a lograr una mejor calidad de vida de los productores de la agricultura familiar.
Por ejemplo, en Areguá, desde el año 2020, algunas familias apuestan a la “diversidad de rubros” que consiste en el cultivo de otros productos, como sandía, melón, tomate, locote, zanahoria, lechuga, repollo, perejil, acelga, pepino, legumbres y otros, utilizando la tierra abonada donde fue cultivada la frutilla.

MERCADO
Una de las grandes problemáticas que enfrentan cada año los productores de frutilla es la falta de mercado para la segura comercialización. Areguá no tiene mercado municipal, que podría incluso resultar una gran vidriera para la demostración del producto de calidad.
Apenas comienza la época de cosecha en esta ciudad, los mismos productores, sus hijos y otros familiares sosteniendo enormes canastas llenas de sanas y deliciosas frutillas, recorren las distintas calles del distrito ofreciendo la producción de “puerta en puerta”, mientras que algunos ocupan un espacio al costado de la vía pública y otros, llevan la frutilla en transporte público hasta el mercado municipal número 4 de Asunción, más conocido como “Mercado 4”, así como al Mercado del Abasto, también ubicado en Asunción.
En este aspecto, las instituciones gubernamentales siguen aplazadas, ya que los productores aseguran que son capaces de producir grandes volúmenes de frutilla de calidad para abastecer a locales gastronómicos, mercados, supermercados y otros comercios durante la temporada.
Además, aseguran una cantidad importante para el acopio y conservación del producto, pero no hay una cadena de comercialización segura para los productores.


EXPO FRUTILLA

Actualmente, la mayor venta de la frutilla al natural (a G. 40.000 el kilo) y de sus derivados, como licor, vino, helados, masas dulces y otros (desde G. 5.000 la porción), se registra en la tradicional Expo Frutilla de Areguá, que se realiza en el casco urbano sobre las calles Mariscal Estigarribia y Ruta Patiño. La feria comenzó en julio y se extenderá hasta las primeras semanas de septiembre.
Areguá es la capital del 10º departamento, Central, conocida como la ciudad de la alfarería y de la frutilla. Está a 22 kilómetros de Asunción, capital del país, a orillas del Lago Ypacaraí. Tiene aproximadamente 77.600 habitantes que se dedican a la fabricación de un sinfín de artículos de cerámica y al cultivo de frutilla, además de otras actividades.
Se destaca por sus atractivos turísticos que convocan a miles de visitantes, como Expo Frutilla que este año se desarrolla en su edición 18ª. Esto es una muestra que la producción de frutilla también se puede convertir en un atractivo turístico.

ALIMENTO Y MEDICINA
El consumo de esta fruta otorga numerosos beneficios al organismo, ya que posee una gran cantidad de vitaminas y minerales como el hierro, calcio, magnesio, potasio, fósforo, yodo, antioxidantes, fibra, ácido fólico y otros, indispensables para los seres humanos. Actúa como desinfectante, antiinflamatorio y desintoxicante. Interviene en la disolución de cálculos renales, biliares, en las deficiencias hepáticas, hipertensión y retención de líquidos. Beneficiosa en trastornos reumáticos, artritis y para aquellos que presentan ácido úrico alto. Favorece el crecimiento óseo, tejidos y sistema nervioso en los niños y mucho más.

COMMENTS