Empezamos a recuperarnos

A pesar que las copiosas lluvias aguaron la fiesta de cientos de productores de soja y gran parte de la producción está en riesgo. Todavía queda una luz de esperanza para que las variedades medias y tardías puedan arrojar buenos resultados, en un contexto donde los precios internacionales son favorables y todavía quedan cultivos extensivos como el maíz y el trigo, para apostar por un buen margen de rentabilidad.

Afortunadamente el Paraguay no es solamente agrícola sino también ganadero. Y es por eso que se mantienen encendidos los ánimos con las asociaciones de ganaderos que miran con ansias al mercado de carne en China.

Ya es sabido que en el sector de la carne, tenemos buenas relaciones con Chile, Rusia, Unión Europea e incluso Taiwán, pero en este sentido aún no pisamos fuerte en la gran China Continental.

Esperemos que el sector público y privado puedan hilvanar acciones conjuntas de forma eficiente, sin muchas trabas burocráticas y con gran dosis de patriotismo, por supuesto, evadiendo actos corruptivos (por más que suene utópico) para que este floreciente negocio que se avecina con el gigante asiático, pueda se fructífero.

Hay un mercado de consumo de nuestra carne de más de 1.400 millones de habitantes en China Continental. Si tan sólo pudiésemos alimentar a una mínima parte, ya sería mucho para nosotros. Es una oportunidad que no hay que dejarla pasar por alto. Más aún en un año de recuperación en pleno contexto pandémico, motivado por la llegada de las primeras dosis de vacunas y con los contagios que se redujeron en varias localidades del país, estamos en momento de doblegar esfuerzos para traer bonanza al país y por supuesto, aprovechar las oportunidades que a veces solo se presentan una vez.

COMMENTS