Alto rendimiento de algodón despierta interés

El alto rendimiento del algodón en el Chaco, específicamente en el departamento de Boquerón, despierta el interés de productores de otras regiones del país. La propuesta es recurrir a este rubro para rotar los cultivos y aprovechar mejor el suelo.

El cultivo de algodón fue la base económica del Paraguay por varias décadas, pero con el tiempo fue perdiendo terreno y terminó mayormente reemplazado por otros rubros. Con las nuevas tecnologías de producción, ha surgido un interés renovado en este cultivo en los años recientes.
Se estima una producción de 25.000 hectáreas a nivel país, destacándose su cultivo en suelo chaqueño, con 20.000 hectáreas. La fibra se exporta y a nivel local la semilla se usa como alimento para el ganado vacuno de leche y en la ración y suplementación de animales.
La producción de algodón llegó a su auge en Paraguay en los años 90, con unas 560.000 hectáreas que permitieron una cosecha de 740.000 toneladas de fibra. Pero la producción fue disminuyendo hasta reducirse en 8.000 hectáreas ocasionando que de solo 4 de las 47 industrias desmotadoras sigan funcionando.
El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) estima que para el próximo año se llegará a 30.000 hectáreas de cultivo en el país. La meta es alcanzar 50.000 hectáreas, cantidad de producción requerida para abastecer el consumo interno.

INTERÉS
El renovado interés en el algodón hizo que muchos productores hayan apostando al rubro, invirtiendo en cosechadoras y desmotadoras, construcción de silos, secadero y zaranda.
La Cooperativa Chortitzer tiene una desmotadora de algodón instalada en la ciudad de Loma Plata, en el departamento chaqueño de Boquerón. La empresa invertirá unos G. G. 60.000 millones en una nueva máquina que emplea a más de un centenar de paraguayos.
El presidente de la cooperativa, Ronald Reimer, resaltó que hace más de 50 años que en el Chaco están trabajando en el sector algodonero. “Estamos con una tendencia creciente con mejoras en genética, en tecnología, así como en el manejo de diferentes aspectos y ganando experiencias”, comentó el empresario.
Consideró que el algodón es un rubro muy interesante, por lo que están abocados en su fortalecimiento. Mencionó que es una planta muy funcional y económica, que va en línea con el clima chaqueño.

ZAFRIÑA
El vicepresidente de la Coordinadora Agrícola del Paraguay (CAP), ingeniero Rubén Sanabria, explicó entre los productores del Alto Paraná están analizando recurrir a la zafriña de algodón como rotación de cultivo.
El productor señaló que cuando se cosecha la soja entre enero y febrero, empieza la siembra de maíz pero no se cubren todas las parcelas por lo que unas 700 a 800 hectáreas quedan libres, y esta extensión de tierra se podría destinar para el algodón.
“Sería bueno tener una zafriña de algodón como se está haciendo en algunas regiones del Brasil. Se pueden financiar a los pequeños productores y cooperativas para que incursionen en el rubro”, expresó.
Sanabria dijo incluso que con la zafriña de algodón se podría dar solución a la erosión de suelo, durante el periodo de espera entre un cultivo y otro. Además servirá para diversificar los cultivos. “Si mantenés tu chacra lleno de cultivo es mejor, tanto porque permanentemente vas estar produciendo y además logras un equilibrio”, añadió.

LA SIEMBRA
La siembra del algodón en el Chaco se puede hacer desde la segunda quincena de diciembre hasta el fin de enero, siempre considerando la cantidad de agua en el perfil del suelo.
Su ciclo biológico es de cuatro meses y puede alcanzar un rendimiento de 4.500 a 5.000 kilos por hectárea (kg/ha). El promedio es de 3.000 kg/ha.
La cosecha va desde mayo hasta junio y en algunos casos, hasta julio.

PERSPECTIVA
Un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) señala que la producción mundial de algodón aumentará 1.5% al año, para llegar a casi 30 Mt en 2029. Este crecimiento provendrá de la expansión de la superficie sembrada de algodón (0.5% al año), así como del crecimiento del rendimiento mundial promedio (1% al año).
El rendimiento ha sido plano desde 2004, recurriendo a una mejor genética y la adopción de mejores prácticas agronómicas para la producción sostenible.

COMMENTS